Terror come-niños

Ay no, no de nuevo. Me desperté y quiero ir al baño. Pucha, me pasa esto todas las noches. Es que me persiguen los fantasmas cuando tiro la cadena. Pero ya sé que tengo que ir, ya lo he intentado y no puedo dormirme de nuevo. Voy, hago pipí y ya no sé qué hacer. Sé donde están los interruptores, ¡pero la luz es lo único que le da miedo a los fantasmas! Pero mi mamá me reta si dejo la luz prendida. ¿Y si no tiro la cadena? Así los fantasmas no aparecen. No, no puedo. Ahí me retan peor. Ya, bueno, ahora me atrevo. Uno, dos, y… No, no, espera. No estoy listo, me tengo que lavar las manos. Ya, ¿ahora? Voy a contar hasta cinco. Uno, dos, tres, cuatro… uf… ¡cinco! Corro, corro. Ya suena mucho. Apago el baño, el pasillo. Miro cómo está mi cama, apago la luz y salto. ¡Llegué! No me atraparon. Ahora me escondo bajo las sábanas y puedo dormir de nuevo.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s