It’s only life

El mundo se congeló a su alrededor por un instante, tornando los segundos en días en ese momento. Todo estaba perfectamente estático: personas atrapadas en medio de su risa o con palabras a medio salir, pájaros en pleno vuelo y sobre la mesa su taza de café humeante y su pan a medio comer. Todo listo para ese preciso momento, pero su vida no pasó frente a sus ojos, sino que tuvo que recordarla.

Recordó cada evento tal y como lo guardó en su mente. No la versión real de las cosas, pues nadie guarda o atesora esa versión, sino el como las vivió, el significado que les dio y los fragmentos sueltos de su imaginación que se colaron y sazonaron sus historias de forma perfectamente normal. Recordó los sucesos que marcan historias en los libros como cuando se graduó del colegio junto a amigos de los cuales a muchos no volvió a ver; o su primer beso, nervioso al son de un tema que reemplazó por uno más a su gusto. Pero también se acordó de momentos personales, incluso de algunos que no sabía por que estaban ahí. Una tarde de mayo junto a su hermana, una fiesta en la playa junto a sus amigos y una noche empapado junto a la chimenea. Recuerdos que estaban enterrados en su memoria de una forma absolutamente cómoda.

Mirando atrás se dio cuenta que no tenía una historia épica que contar, sólo capítulos de sucesos que lo llevaron adelante en la vida. No buscó el Grial ni fue El Elegido No tuvo una gran aventura digna de una novela con varias secuelas. Pero, finalmente, son esos sucesos los que nos hacen avanzar en la vida. Cada momento, cada persona y cada experiencia nos llevan adelante y se vuelven parte de nuestro ser. La vida es simplemente una colección de pequeñas historias que pueden no tener sentido para otros, pero que definen quienes somos.

Y, con esos pocos segundos que pasan desde que un automóvil se descarrila a toda velocidad hasta que se encuentra encima tuyo, es posible viajar leguas en tu mente. Y, afortunadamente, también es el tiempo suficiente para que esa chica que miró a su lado, con esa sonrisa maravillosa, logre tomarte del brazo y apartarte del camino, agregando un nuevo capítulo a su efímero viaje mental.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s